Cristaoterapia: aguamarina

¿Sabemos realmente cómo cuidar nuestro cuerpo y a nosotros mismos cuando estamos enfermos? Cuando tenemos dolor de cabeza o tenemos una molestia particular, como nerviosismo, insomnio, ansiedad o depresión, ¿cómo nos comportamos? Inmediatamente corremos al médico para obtener una receta. algún tratamiento basado en medicamentos¿O tratamos de entender si hay algún problema oculto, debido a las emociones, a los problemas que plagan nuestra vida diaria?

Por lo general, cuando tenemos algún dolor, corremos a tomar el medicamento adecuado, independientemente del motivo del dolor, sin pensar que podríamos prescindir de los productos químicos si supiéramos cómo cuestionarnos y entender lo que nuestro cuerpo quiere decirnos. En ocasiones, las dolencias pueden estar asociadas a estados emocionales, que muy bien pueden tratarse con remedios de medicina alternativa, como el uso de cristales y piedras. Esta medicina alternativa se llama terapia de cristales y consiste en colocar cierto cristal en la punta del cuerpo «enfermo».

Cada piedra o cristal libera una determinada energía, que afecta nuestro cuerpo, nuestra mente y sobre todo nuestro espíritu, equilibrando y trayendo armonía a nivel físico-emocional-mental. En consecuencia, cada piedra tiene un propósito determinado y hoy veremos las propiedades de la aguamarina.

Aguamarina compuesta químicamente de berilo con hierro, se produce de color verde azul, y su color recuerda las aguas del mar. Conectado a la Luna y al agua, gobierna todos los estados emocionales y psíquicos.así como el chakra de la garganta. Si se lleva consigo, se usa o se sostiene en la mano, brinda bienestar, tranquilidad, calma la mente y las emociones, brinda mayor confianza en sí mismo, además lo hace intuitivo, fomenta la franqueza y la compasión,apertura a uno mismo y a los demás, y garantiza uniones amorosas duraderas, de hecho en el pasado el novio regala a su futura esposa un anillo engastado con la piedra, símbolo de amor y fidelidad.

Trabajando en nuestras emociones aleja los malos pensamientos, tristeza, miedos, fobias, sentimientos de culpa, pero también rabia hacia nosotros mismos y los demás, y ayuda a ser menos tímido. La aguamarina además de trabajar bien con nuestras emociones, saca la parte creativa de nosotros, nos ayuda en la comunicación y habilidad dialéctica, en consecuencia nos permite expresar abiertamente nuestros pensamientos, lo que sentimos en lo más profundo, sin temor al juicio de los demás, también actúa como filtro contra el mal uso de la palabra, por lo tanto mentiras y críticas inútiles. Una piedra excelente, por tanto, para escritores, periodistas y cantantes.

Aguamarina favorece el crecimiento interior, porque nos pone en comunicación no solo con los demás sino también con nosotros mismos, saca a relucir nuestros deseos más íntimos y aumenta el vínculo con el Ser Superior. Es uno piedra mágica porque estimula las visiones, ayuda en la relajación y por lo tanto durante la meditación, y apoyándose en el tercer ojo puede mejorar las percepciones extrasensoriales y la vista interior. La aguamarina en la antigüedad vino utilizado por los marineros para garantizar una navegación seguraTambién es útil para quienes sufren mareos.

Propiedades curativas

La aguamarina reduce la retención de líquidos, riñones purificantes, bazo e hígado, regula el crecimiento y el equilibrio hormonal, mitiga la excesiva reactividad del sistema inmunológico, ayudado en alergias relacionadas con el sistema respiratorio. Poner en la garganta previene enfermedades del cuello, garganta, dientes, mandíbulas, encías, dolor de cuello, por lo que es útil para quienes sufren de dolor cervical.

Deja un comentario