Terapia de cristales: ónix blanco

¿Sabemos realmente cómo cuidar nuestro cuerpo y a nosotros mismos cuando estamos enfermos? Cuando tenemos dolor de cabeza o tenemos una molestia particular, como nerviosismo, insomnio, ansiedad o depresión, ¿cómo nos comportamos? ¿Acudimos inmediatamente al médico para que nos recete algún tratamiento a base de medicamentos, o tratamos de entender si hay algún problema oculto, debido a las emociones, a los problemas que afligen nuestra vida diaria?

Por lo general, cuando tenemos algún dolor, corremos a tomar el medicamento adecuado, independientemente del motivo del dolor, sin pensar que podríamos prescindir de los productos químicos si supiéramos cómo cuestionarnos y entender lo que nuestro cuerpo quiere decirnos. A veces, las dolencias pueden asociarse con estados emocionales, con los que muy bien pueden tratarse. remedios de medicina alternativa, como el uso de cristales y piedras. Esta medicina alternativa se llama terapia de cristales y consiste en colocar cierto cristal en la punta del cuerpo «enfermo».

Cada piedra o cristal libera cierta energía, que afecta nuestro cuerpo, nuestra mente y sobre todo nuestro espíritu, equilibrando y trayendo armonía a nivel físico-emocional-mental. En consecuencia cada piedra tiene un propósito específico, hace unos días hablábamos de las propiedades del ónix negro, hoy veremos las del ónix blanco, que si bien son el mismo cristal tienen varias diferencias.

El ónix blanco a diferencia del ónix negro, tiene una energía mucho más delicada, útil para las personas que tienen tiene problemas mantén la calmaDe hecho, actúa sobre personas siempre agitadas, a las que les cuesta relajarse y que necesitan un movimiento continuo. Esta piedra tiene acción calmante y equilibrante, tiende a liberar la energía extra que tienen en los diferentes chakras, y que por tanto crea disfunciones, además, promueve la concentración, ayuda a superar estados depresivos, infunde valor y fuerza.

Propiedades curativas

El ónix blanco tiene una acción tónica, anticonvulsiva y antiepiléptica.

Deja un comentario