Las sesiones espirituales, la cadena mediúmnica

Antes de comenzar mi artículo me gustaría señalar que El tema de hoy tiene que ver con el espiritismo y más específicamente con las sesiones espiritistas.

Esta actividad no debe realizarse en absoluto ni por diversión ni por curiosidad porque con demasiada frecuencia las consecuencias derivadas de un uso irresponsable de determinadas prácticas mágicas pueden crear graves daños, por lo que ATENCIÓN Que haces.

La sesión es una de las principales técnicas de contacto con el más allá que se utiliza en el espiritismo, el propósito de la sesión es precisamente poner el más allá en contacto con los vivos utilizando como médium.

Hay reglas a seguir por lo que es necesario que haya una persona responsable en el grupo y serio que conoce todas las reglas y comportamientos a tener en todas las situaciones posibles.

La sesión debe tener lugar en un lugar cerrado, reservado y lo más alejado posible de ruidos e intervenciones externas, la sala debe estar mal iluminada, con puertas y ventanas cerradas y con una temperatura que no sea demasiado alta.

el grupo que formará la cadena mediúmnica debe consistir en no más de 8 personas que se conocen y tienen un alto nivel de armonía

El componente fundamental de la sesión es el medio (cuya traducción literal es «A través») quien además de tener poderes mágicos debe tener un buen conocimiento de las reglas y riesgos que se pueden correr con esta actividad, debe ser una persona que goce de la estima de los participantes, debe ser muy valiente y con un alto grado de frialdad para poder para gestionar cualquier situación de eventos inesperados. (ataques de pánico, materializaciones, rumores, etc.)

En general, a las sesiones también asiste una persona que no participa activamente en la sesión pero que asiste, observa y anota los hechos.

Antes de la sesión propiamente dicha es necesario realizar la depuración del ambiente que generalmente se lleva a cabo quemando incienso y encendiendo una vela blanca, una vez realizada la purificación, se forma la cadena mediumística, los participantes se sientan alrededor de una mesa la cual debe ser de madera con 3 patas, no debe tener clavos ni nudos.

Sobre la mesa se coloca el banco, una hoja de papel que muestra todas las letras del alfabeto, esta hoja se utilizará para la comunicación con los muertos.

Una vez formada la cadena, todos los presentes colocan el dedo índice sobre un instrumento de forma triangular de madera clara y en ese punto el médium comienza su labor de llamar a la entidad. Una vez que llega la entidad evocada, el médium hará preguntas y la entidad responderá a las preguntas del médium usando la herramienta triangular moviendo la punta sobre las letras en la hoja y respondiendo las respuestas.

POR FAVOR SIGA ESTAS REGLAS:

NUNCA rompa la cadena, NUNCA entre en pánico y si no puede controlar sus emociones es mejor no participar en una sesión, NUNCA emprenda una sesión sin dar la debida importancia a lo que podría suceder.

Deja un comentario