LA ORACION DE PAZ

Ahí oración de abandono es la forma más sencilla de dejarse ir a Dios pidiendo su ayuda y confiando en los grandes poderes del Señor. El objetivo de esta oración es alcanzar paz es serenidad interior, bloques de construcción fundamentales para una existencia sana.

LA ORACION DE PAZ

A continuación, presentamos las palabras para dirigirnos a Dios para que la oración de abandono se recite todas las noches, en un intento por lograr la meta deseada.

¡Padre, yo tu hija, me entrego a Ti, con todo el bagaje de mis sufrimientos, mis miserias, mis debilidades, mi impaciencia, mis miserias!
Te presento mis lágrimas, mis suspiros, mis alegrías, mis esperanzas, todo de mí y te digo: ¡tómame como soy y transfórmame como me ves y me quieres!
Dejo a la criatura que soy en tus brazos misericordiosos, para que la fortalezcas con el poder de tu Espíritu, para que la purifiques con tu gracia liberadora y sanadora, para que la ilumines con tu luz, para que la guíes y la diríjala por los caminos de la conversión y la salvación!
Santo Padre, Padre mío, no me dejes caer en la tentación, líbrame del mal, de todo mal, no permitas que jamás me aleje de ti, de tu mirada amorosa y misericordiosa.
¡Te adoro, Padre, te bendigo, te alabo, te glorifico en la gloria de los Ángeles y de los Santos y con la Virgen Inmaculada, con Jesús el Salvador del mundo, con el Paráclito! ¡Amén!

Foto | Thinkstock
Fuente | Novena

Deja un comentario