Himno homérico a Afrodita


Himno homérico a Afrodita en el idioma original, que se encuentra inscrito en un jarrón antiguo que ahora se encuentra en Cleveland.

Este himno homérico a Afrodita fue encontrado en el sur de Italia, en Puglia en el año 360 d.C., en un jarrón, el jarrón con el himno en un lado en el otro lado Afrodita sentada en un cofre, con su espejo en la mano, estaba representada por el Eros alado. se para delante de ella sosteniendo una faja. Este jarrón se encuentra ahora en el Museo de Arte de Cleveland.

Himno homérico a Afrodita

αἰδοίην, χρυσοστέφανον, καλὴν Ἀφροδίτην
ᾄσομαι, ά πάσης Κύπρου κρήδεμνα λέλογχεν
εἰναλίης, ὅθι μιν Ζεφύρου μένος ὑγρὸν ἀέντος
ἤνεικεν κατὰ κῦμα πολυφλοίσβοιο θαλάσσης
ἀφρῷ ἔνι μαλακῷ: τὴν δὲ χρυσάμπυκες Ὧραι
δέξαντ ‘ἀσπασίως, περὶ δ’ ἄμβροτα εἵματα ἕσσαν:
κρατὶ δ ‘ἐπ’ ἀθανάτῳ στεφάνην εὔτυκτον ἔθηκαν
καλήν, χρυσείην: ἐν δὲ τρητοῖσι λοβοῖσιν
ἄνθεμ ‘ὀρειχάλκου χρυσοῖό τε τιμήεντος:
δειρῇ δ ‘ἀμφ’ ἁπαλῇ καὶ στήθεσιν ἀργυφέοισιν
ὅρμοισι χρυσέοισιν ἐκόσμεον, οἷσί περ αὐταὶ
Ὧραι κοσμείσθην χρυσάμπυκες, ὁππότ ‘ἴοιεν
ἐς χορὸν ἱμερόεντα θεῶν καὶ δώματα πατρός.
αὐτὰρ ἐπειδὴ πάντα περὶ χροὶ̈ κόσμον ἔθηκαν,
ἦγον ἐς ἀθανάτους: οἳ δ ‘ἠσπάζοντο ἰδόντες
χερσί τ ‘ἐδεξιόωντο καὶ ἠρήσαντο ἕκαστος
εἶναι κουριδίην ἄλοχον καὶ οἴκαδ ‘ἄγεσθαι,
εἶδος θαυμάζοντες ἰοστεφάνου Κυθερείης.
χαῖρ ‘ἑλικοβλέφαρε, γλυκυμείλιχε: δὸς δ’ ἐν ἀγῶνι
νίκην τῷδε φέρεσθαι, ἐμὴν δ ‘ἔντυνον ἀοιδήν.
αὐτὰρ ἐγὼ καὶ σεῖο καὶ ἄλλης μνήσομ ‘ἀοιδῆς.

Himno homérico a Afrodita: traducción

«Cantaré a la majestuosa Afrodita,
coronado y hermoso de oro,
cuyo dominio está sobre todos los mares y las murallas de la ciudad de Chipre.
Su aliento húmedo sopla en el viento del oeste extendiéndolo sobre las olas del mar,
en voz alta sus gemidos, en suave espuma, hilos dorados lo reciben con alegría.
Vestida con ropas celestiales: en su cabeza le pusieron una corona refinada de oro batido,
y de sus orejas perforadas colgaban ornamentos de oro precioso.
Se adorna con collares de oro en su suave cuello,
Hilos blancos de oro descienden sobre sus pechos
cada vez que va a la casa de su padre para unirse a las hermosas danzas de los dioses.
Y después de haberlo decorado por completo, lo llevaron ante los dioses, quienes lo recibieron dándole la mano.
Cada uno de ellos la invitó a su propia casa para convertirla en su esposa, tan asombrada por su belleza.
Hola, dulcemente ganadora, con los ojos tímidos de la diosa. Concédeme que pueda conseguir la victoria en este concurso con esta canción, y luego te recordaré y volveré a cantar ”.

Deja un comentario