Himno órfico a la naturaleza

La naturaleza siempre ha sido uno de los símbolos más representativos de toda tradición y aquí se le han dedicado muchos himnos a ella y a sus bellezas, útiles para hacerlos meritorios. Aquí está elHimno órfico a la naturaleza.

Oh naturaleza, madre divina de todas las cosas, padre trabajador,
celestial, antigua, industriosa deidad o reina
que todo, indomable, dócil, reluciente gobernante
omnipotente, siempre honrado, deidad suprema,
incorruptible, primogénito, célebre, glorioso,
nocturno, trabajador, resplandeciente, incontenible,
que andes de aquí para allá con los pies silenciosos,
Oh santo de los dioses ordintrice, fin infinito,
común a todos, pero tú solo no acumulaste,
tu padre de ti mismo y sin padre, espléndido, alegre y
infinito,
bienvenido, variado, afable, complejo y trabajador,
que diriges y gobiernas y traes vida, oh virgen nodriza
suficiente para ti, oh Dice, entre los Chariti tu Peitho honrados,
que el aire protege la tierra y el vasto mar,
duro con los malvados, con los que creen en ti como amigo,
la más sabia, benéfica y providente reina del universo,
que nutren generosamente y luego disuelven los frutos maduros,
tú de todas las cosas padre y madre, niñera y comida,
que ayudes en las partes, fértil, rico en semillas, impulso
generando,
perfecto artesano, fértil modelador, augusto dios,
que por siempre produzca el movimiento, hábil, prudente
y con una vuelta incesante la ola móvil se precipita,
tú que te derramas en todo, cíclico y cambiante formas renuevas,
tú que solo, en el hermoso trono honrado, cumpliste lo decretado,
o entre los dioses supremos, dios supremo y rugiente,
Oh intrépido gobernante del mundo, destino inmutable,
o llameante
vida inmortal o providencia eterna,
ustedes son todas las cosas, porque solo ustedes producen todas estas cosas.
Por favor, oh diosa: en las temporadas felices
tráenos paz, salud y el aumento de todo bien

Foto | Thinkstock

Deja un comentario