Invocación al dios Cernunno

Hoy me gustaría dejarles leer una invocación dedicada al dios Cernunno, dios del bosque y del inframundo; más que una invocación es más un poema dedicado a él. Desde aquí puedes entender muchas cosas sobre nosotros y el universo, sobre cómo ciclos de la naturaleza están conectados a nosotros, cómo somos una parte integral de la naturaleza misma. Es la naturaleza la que nos acoge, es la naturaleza la que con sus ciclos nos hace comprender qué somos y adónde iremos una vez que dejemos nuestro cuerpo.

“Soy Cernunno, el radiante Rey del Cielo que inunda la Tierra con calor y anima a que se manifieste la semilla oculta de la creación. Alzo mi lanza reluciente para iluminar vidas humanas y todos los días derramo oro sobre la Tierra, disipando la oscuridad e iluminando mentes.

También soy Herne el Cazador, maestro de las bestias salvajes y libres. Corro con el paso rápido de los ciervos y vuelo como un halcón sagrado contra el telón de fondo de un cielo brillante. Los bosques milenarios y los incendios forestales emanan mis poderes y las aves del aire anuncian mi bendición.

También soy el Guardián de la llave de la muerte y el renacimiento; Guío a las almas a través y más allá de las puertas de la muerte a las tierras del verano eterno. Porque sin muerte no puede haber renacimiento, y sin renacimiento no puede haber vida. La muerte es mi regalo; vida, mi promesa.

Soy el Sol de la creación de mil nombres, el espíritu del ciervo en la selva y el Señor de las Puertas de la muerte. Observa en mí el ciclo anual de vacaciones: mi nacimiento, muerte y renacimiento. Este es el destino de toda la creación.

Soy la chispa de la vida, la semilla secreta, el dador de paz y descanso, y envío mis rayos de bendición para calentar los corazones y fortalecer las mentes humanas «.

Basado en el libro: «El libro de las sombras» por Scott Cunnigham

Deja un comentario