Los perros fantasmas negros

Entre los cuentos y leyendas inglesas y americanas que a menudo escuchamos perros fantasmas negros que suelen aparecer como presagios de muerte, no son perros reales, pero son mucho más grandes de lo normal, son casi del tamaño de un caballo, son muy agresivo y enojado, con una apariencia algo demoníaca, y sus ojos llameantes suelen ser rojos, amarillos o verdes.

Mucho de víctimas quienes, lamentablemente, han visto estos animales han descubierto que nada puede lastimarlos, sin bala, sin trozo de madera, pero si no entras en pánico y te acercas lentamente al perro negro, este desaparece sin causar daño. Cuenta la leyenda, sin embargo, que quienquiera que mire a estos perros fantasmas negros a los ojos, dentro de un año morirá.

Estos seres eran de vista normal, sobre todo, en el bosques, en un campo aislado y en el Areas costerasSin embargo, hay casos en los que estos perros aparecieron repentinamente en la carretera frente a un automóvil en movimiento, el impacto obviamente no tuvo consecuencias para el animal, y obviamente no dejó ningún rastro de su apariencia, ni siquiera el automóvil ha sufrido algunos Signos de la refriega, sólo el conductor se estremeció, seguro que vio a ese perro enorme y seguro del impacto.

Los perros negros están asociados con víctimas de accidentes de tráfico mortales, y a menudo se les ha visto deambulando por las inmediaciones de los lugares donde ocurrió la tragedia, a menudo tienen un presagio y aparecen en los ojos de aquellos que pronto morirán, y su aullido indica que una persona está muerta en ese momento. .

Esto no significa que estos perros negros solo lleven presagios de muerte, ellos ellos protegen las tumbas de los que han muerto en circunstancias trágicas, por ejemplo en Virginia Occidental, en el cementerio Riverview, se ven perros fantasmas cerca de las lápidas todas las noches.

En Tavistock, Inglaterra cuenta una leyenda de perros negros que tiene como protagonista Lady Howard, una persona real que vivió en siglo 17. Según el relato, el fantasma de Lady Howard recorre el antiguo camino desde Fitzford hasta el castillo de Okehampton todas las noches. La mujer está en un carruaje tirado por caballos conducido por un cochero sin cabeza. Su paso por la carretera está precedido por un gran perro negro, que solo tiene un ojo en el centro de su cabeza.

Deja un comentario