Shinto, una doctrina poco conocida

Hoy hablaremos del sintoísmo, una doctrina japonesa que se convirtió en la religión del estado. Shintoo no tiene fundador y ofrece rituales y ceremonias que ponen a los fieles en contacto con las diversas deidades.

El sintoísmo fue el fruto de una mezcla de ritos., mitos, creencias y técnicas de adivinación arraigadas durante siglos en la vida cotidiana del pueblo japonés. El sintoísmo es la forma religiosa indígena según la cual el emperador (tenno, es decir, señor del cielo) desciende directamente del kami (divinidad). El nombre de la religión deriva, según una lectura chino-japonesa (Kami no Michi) de Shin, divinidad, y Toi, camino o doctrina, por lo que literalmente significa «el camino de los dioses».

Kami que significa Dios
Michi que significa camino docrine
Entonces Shintoo significa Camino de los Dioses

El sintoísmo tiene dos corrientes
Tenrikyo:

Secta sintoísta, reconocida oficialmente por la religión nacional japonesa. Nació en 1838 por iniciativa de los seguidores de una profetisa, Nakayama Miki (1798-1887), que predicó en estado de trance. La práctica ritual consistía en establecer una comunicación continua con los dioses, con oraciones y mediante técnicas extáticas, para conocer su voluntad expresada mediante oráculos. El panteón se limitaba a 10 dioses, incluida la pareja primordial Izanami-Izanagi, Amaterasu y el dios de la luna. Tenrikyo, originalmente utópica, xenófoba y antigubernamental, con el tiempo se ha transformado en una asociación pseudopatriótica y nacionalista. Cuenta hoy aprox. 5 millones de fieles.

Mioshi:

Doctrina Divina, movimiento religioso sincretista sintoísta-budista nacido en Japón después de la Segunda Guerra Mundial, una profesión de pacifismo. La redención en la doctrina se configura como una «purificación» de los errores cometidos al dejarse seducir por los malos espíritus que gobiernan el «mundo de tinieblas» que es el mundo actual. La purificación se logra con: confesión, oración, meditación y prácticas extáticas. El mioshi deriva su soteriología del budismo; es de derivación sintoísta y tiene un gran número de dioses, aunque dominado por un dios absoluto y omnipotente muy cercano a la concepción cristiana. Fundada por la profetisa Kimura Sayo, llamada Ogamisama (Gran diosa venerable), en Yamaguchi (isla de Honshu), en 1950 ya había llegado a los grandes centros japoneses como Tokio, Osaka, Yokohama etc.

Los distintos sacerdotes pueden casarse y heredan su oficio en la familia y además de sus oficios religiosos, visten el hábito sacerdotal (túnica blanca y suelta con mangas anchas y con gorro negro).

Los fieles, durante el culto, consideran a los seres divinos como donantes de bienes terrenales y en las oraciones imploran prosperidad, una rica cosecha, salud, abundancia de descendencia, eliminación de la desgracia; el pecado y la culpa, el arrepentimiento y la redención no son objeto de oración.

Mañana segunda parte sobre sintoísmo

Deja un comentario