¿Cómo surge el karma?

Continuamos nuestro viaje hacia el gran mundo de karma centrarnos en los principios que rigen este tortuoso camino que lleva a la conciencia de cada individuo de que cada acción en esta tierra es el resultado de una serie de causas y efectos.

En general, el karma es un conjunto de acciones realizado por el hombre: si estas acciones son virtuosas y por tanto positivas, el hombre tendrá que afrontar repercusiones igualmente agradables en su existencia. Por el contrario, si el hombre se comporta de forma negativa, las repercusiones en vidas posteriores no serán tan agradables y por tanto tendrán consecuencias dañinas y pesadas. Pero como surge el karma pasando a lo que se llama Nirvana? Para explicarlo, retrocedamos un paso para enmarcar algunos aspectos típicos de quienes creen firmemente en la teoría del karma.

KARMA Y EL PRINCIPIO KÁRMICO

El karma, dijimos, puede ser positivo o negativo pero sea lo que sea, debe conducir a la liberación del individuo como tal. Cualquier manifestación llevada a cabo por el hombre consiste en las llamadas semillas de karma que tendrán que ser destruidos para poder liberarse del ciclo del samsara.

LA CADENA Y LA REDENCIÓN, LAS DOS FACETAS DEL KARMA

La liberación de estas semillas puede tener lugar solo con el tiempo, gracias al camino recorrido por el hombre y que es siempre el resultado, repetimos, de una concatenación de causas y efectos. Cuando se extinga lo que se denomina deuda kármica, el hombre alcanzará la iluminación y logrará aumentar el karma. En definitiva, este es necesariamente el camino que debe recorrer cada individuo.

Foto | Thinkstock

Deja un comentario