Rituales de fortuna para el trabajo

El comienzo del año trae consigo el deseo de cambio en las personas y sobre todo el deseo de mejorar la propia condiciones. En este sentido, sobre todo si te interesa favorecer a los dioses cambios en el trabajo algunos se pueden hacer rituales amuleto muy simple y de la suerte.

Rituales afortunados

Los más sencillos de realizar están relacionados con la capacidad de obtener elcumplimiento de un deseo: son, en consecuencia, debe recordarse, incluso los más genéricos. Un ritual al alcance de todos requiere una hoja de papel e tres hojas de laurel. Simplemente escriba su deseo en el papel y coloque las hojas de laurel en él. Después de eso, tendrás que doblar lo mismo tres veces y guardarlo en un lugar oscuro. Una vez que el deseo se haya hecho realidad, tendrás que quemarlo todo.

Otro ritual propiciatorio es el diseñado para asegurar que nunca te quedes sin dinero en tu hogar. También en este caso el procedimiento es muy sencillo: hay que coger un trozo de papel blanco sobre el que dibujar una gran cruz que luego hay que trazar con pegamento. Luego debe esparcirse sobre la hoja del canela desmenuzada para asegurarse de que el mismo permanece adherido. Una vez que todo esté seco, tendrás que colocar la sábana debajo de la cama.

Siempre para animar al riqueza en el lugar de trabajo se puede dar vida a una fumigación compuesta por 30 partes de sándalo, 10 partes de mirra, 5 partes de pachulí, 5 partes de raíz de iris, 10 partes de canela, 4 partes de incienso y 3 partes de salitre que deben quemarse juntas.

Recuperar el entorno laboral

Tener éxito en el trabajo también se logra remediación de ambientes y limpieza de malas influencias. Uno de los rituales afortunados más efectivos para el trabajo requiere un paquete de sal gruesa nueva, incienso agrio (limón, vetiver, etc.) 10 minutos de tiempo y 1 vela blanca. Para realizar el ritual correctamente es importante primero lavarse las manos con agua corriente y concentrarse en pensamientos positivos. Luego es necesario encender la vela preferiblemente con fósforos de madera y activar el incienso con la llama. Una vez que estás de espaldas a la puerta de entrada tienes que tirar pequeños pizcas de sal en las cuatro esquinas y luego colocando una pila más pesada en el exterior. La vela debe permanecer encendida hasta que el incienso se consuma por completo.

A menudo y con mucho gusto estos rituales, combinado con un actitud positiva por parte del interesado puede favorecer un mejor enfoque del trabajo, resultando en el inicio y continuación de un período de suerte.

Deja un comentario