Satanismo espiritual

Durante mucho tiempo hemos estado hablando del satanismo y las sectas que practican la magia negra y los sacrificios humanos y animales, pero hoy me gustaría hablar del satanismo espiritual, una religión que no promueve el odio y la violencia. Este tipo de religión reconoce Satán como ellos dios y creador, un buen dios y amigo nuestro, es un dios y no un ángel caído arrojado del cielo por traicionar a Dios, es de Origen sumerio conocido como EA o ENKI.

Creyentes de esta religión después de todo acusaciones falsas, las ideas equivocadas que se han creado en torno a esta creencia han decidido fundar una nueva religión o más bien una nueva forma de identificarse y distinguirse del satanismo hecha solo de sacrificios y misas negras, de ahí el nuevo término satanismo espiritual. Hay muchos sitios en la web que hablan sobre este tema, uno muy bueno es «Tiempo de los dioses» donde encontré uno explicación de un creyente satanista explicando cómo vive y cuál es su religión satanista.

Satanás es portador de gran sabiduría y conocimiento: el objetivo del Satanismo espiritual es aplicar esta sabiduría transformando nuestras almas en divinidades: el propósito original del Padre Satanás. Muchos satanistas tradicionales aman al Padre Satanás, otros lo consideran un amigo y nosotros los respetamos ya que el satanismo promueve el individualismo y nos empuja a cuestionarnos por todo, a ser siempre mejores que los demás, a superar nuestros propios límites, son la esencia de este satanismo, y además explotamos nuestro cerebro al máximo practicando la meditación regular que es un regalo de Satanás y es gracias a este último que los satanistas espirituales potenciamos los poderes de la mente que son reales y poderosos como lo son Satanás y sus demonios. Esta es la verdadera magia que practicamos.

… El satanismo espiritual es ser consciente de quién eres realmente y posiblemente adquirir conocimiento. A diferencia de otros movimientos, el satanismo espiritual no tiene nada que ver con los sacrificios de sangre que se han practicado en siglos pasados.
Satán no es malo ni responsable de enfermedades, guerras y calamidades naturales. El satanismo espiritual enseña cómo no debemos ser abusados ​​ni abusados ​​por nadie. Vivimos y dejamos vivir, respetamos a todos y exigimos lo mismo. Absolutamente no ponemos la otra mejilla, esto le enseña a Satanás.

En conclusión, digo que Satanás realmente está cariñoso con los que lo aman, la vida de cada uno de nosotros puede cambiar realmente, solo sea honesto y no olvide que no se acerca a Satanás solo para pedirle, también tiene que dar. Este es el satanismo espiritual, el único satanismo verdadero que puede permitirles evolucionar sin falsas promesas, pero viendo con sus propios ojos cosas extraordinarias que ninguno de ustedes creía ni esperaba. Satanás es el más brillante y poderoso de los Dioses, es increíblemente fuerte, sabio, brillante y amoroso.

Deja un comentario