En sueños fuego amigo y enemigo

El fuego es uno de los cuatro elementos que constituyeron los cimientos de la vida en la antigüedad.. Los otros tres son tierra, aire y agua. Su presencia desde los inicios de y su naturaleza lo convierten en un elemento que en los sueños representa un símbolo no solo recurrente, sino también ambiguo.

Por un lado, el fuego genera luz y calor, pero consume el «combustible» con el que se alimenta y fascina, por otro lado destruye la materia. Puede promover la supervivencia y destruirla. Con sus infinitas transformaciones puede ser al mismo tiempo amigo y enemigo de la vida.

Puede ser reconfortante, pero también peligroso, ser considerado una deidad o símbolo de condenación. En los sueños puede representar la vida eterna por su energía o puede simbolizar el infierno.

En los sueños, hacer un paralelo, puede significar purificación, transformación o iluminación espiritual, amor, pasión y sexualidad.

Un pequeño fuego en un sueño puede significar alegría y paz, mientras que un fuego ardiente puede ser un símbolo de destrucción. Una casa en llamas indica el daño o muerte de un ser querido, o una enfermedad.

El fuego del Sol da vida, pero también puede ser destructivo, es una energía poderosa, sobre la cual la persona no puede ejercer un control consciente. El fuego, como la serpiente, también tiene un doble significado.

El héroe que roba el fuego a los dioses. dárselo a los hombres es protagonista de muchas leyendas. Este papel también se puede ver de dos maneras: positivo desde el punto de vista del altruismo que transforma la vida, pero también negativo para el error que desafía el respeto a los dioses.

En la interpretación de los sueños, el fuego también se puede interpretar como el alcanzar un nuevo nivel de comprensión y madurez y dejar atrás lo viejo con la alegría de lo nuevo, pero el remordimiento del abandono de lo viejo. En resumen, es un pasaje.

Deja un comentario